Hoy en día en la mayoría de los mercados, es difícil mantener una ventaja competitiva únicamente mediante la diferenciación de producto y precio. La agilidad del negocio y la capacidad de respuesta a las demandas cambiantes del cliente son claves para conservar la lealtad del cliente y conseguir el éxito. Para ser ágil es necesario contar con un modelador de procesos que ofrezca la visibilidad exacta para poder comprender qué es lo que hay que volver a diseñar para poder hacer frente a o incluso anticipar el cambio.

El conocimiento nos hace ágiles

La solución IFS Business Modeler nos permite ver la empresa en términos de procesos de negocio, lo que nos ofrece el conocimiento necesario para poder volver a diseñar el negocio con el objetivo de obtener más eficacia, agilidad y un mayor nivel de satisfacción del cliente. La solución de gestión está dirigida por la base de datos, incorpora una biblioteca de procesos de mejores prácticas para los modelos de procesos de negocio de la empresa y permite que se modifiquen de forma rápida y fácil los procesos para adaptarse al negocio. El resultado es una mezcla de modelos de procesos estándar y personalizados que se integran de manera uniforme con la aplicación.

La integración completa con IFS Applications supone que los costes de formación son bajos puesto que los empleados pueden aprender los nuevos procesos por su cuenta. Los usuarios que acceden a la solución por primera vez o que lo hacen con poca frecuencia pueden ponerse al día de manera rápida porque los nuevos procesos se pueden vincular directamente a la ventana de IFS Applications que les da soporte.

Casos de éxito

Swindon Pressings